Construyendo entre todos una esperanza frente al coronavirus ( 2020-03-23 17:37:57 ) – ÚLTIMA HORA ESPAÑA



Actualizado:

Guardar

Estamos en tiempos convulsos, la mayoría de la población está confinada en sus domicilios y estamos tomando conciencia de que va a ser duro y que el esfuerzo tiene un objetivo: la prevención para evitar el contagio del coronavirus.

La cultura de la prevención, en el ámbito laboral, sanitario, penal , es una realidad que muchas veces cuesta somatizar en la población pues existe una cierta tendencia a minimizar los riesgos que obliga a establecer sanciones administrativas y, en última instancia, penales, en este caso por delito de desobediencia e incluso por delito de imprudencia con resultado de muerte o lesiones.

Es evidente que el Código Penal es un catálogo de conductas prohibidas, es como el anverso de la Constitución. Su labor es de prevención general y, cuando es necesaria su utilización, viene vinculada al fracaso de la sociedad en su conjunto que no ha sabido transmitir a nuestros conciudadanos estos valores que no se pueden vulnerar: la vida, la integridad de la salud, el respeto a las órdenes impuestas.

Los jueces, los fiscales, ante la aplicación de la norma cuando existe una infracción, estamos gestionando el fracaso de todos. Es ahora el momento de comprender que la cultura de la prevención es una inversión que genera beneficios para nosotros y para todas nuestras familias, amigos y vecinos, en definitiva, para toda una sociedad .

Ahora todos somos una empresa, todos trabajamos en la misma actividad centrados en salvar a nuestro país de una pandemia que está costando la vida a muchas personas que no conocemos pero sentimos como parte de un todo.

Es labor de todos los ciudadanos que las normas impuestas se interioricen en este tejido social, con coordinación, sabiendo que nadie puede ponerse en auto peligro pues no es una conducta individual sino que se convierte en colectiva y, en el peor de los casos, causa muertes.

Pensemos que para que esta gran empresa que es nuestro país pueda mantener su mejor capital, que somos nosotros, tenemos que somatizar esta cultura de la prevención, no como coste, sino como inversión que nos reportará beneficios a todos.

Son muchos los que están dando lo mejor para que esta empresa siga funcionando, arriesgando su salud, quitándose horas de sueño, redoblando su esfuerzo y es a ellos a quienes el resto no podemos fallar porque todos somos necesarios y todos tenemos que apoyar.

Existe un principio de la prevención, que está saltando por los aires en este complicado momento, que afirma que “el lugar de trabajo no debe ser un lugar de riesgo “ y tristemente lo está siendo, aunque lo intentemos minimizar con las mayores medidas de prevención. Es por ello que a todos esos trabajadores no podemos decirles que su sobreesfuerzo no lo valoramos y no lo compartimos con nuestra conducta individual responsable y solidaria .

No podemos esperar que el Estado nos solucione lo que tenemos que solucionar entre todos. Cada acto responsable que realizamos, como lavarnos las manos, toser de forma controlada , mantener la distancia de seguridad, no acaparar innecesariamente alimentos, salir lo menos posible, comporta, sin saberlo, trabajar en equipo construyendo una esperanza y es ese el objeto social de la empresa que formamos todos, crear una esperanza cada vez más grande que neutralice el virus y que rompa esa curva ascendente y letal.

No va a ser fácil, pero nadie puede dudar de que lo conseguiremos porque siempre lo mejor de la sociedad aflora ante un llamamiento colectivo.

Recordad siempre que «los soldados ganan las batallas cansados».

*Jaime Gil es Portavoz de la Fiscalía Provincial de Valencia y fiscal delegado de Siniestralidad Laboral

Jaime Gil*Jaime Gil*



2020-03-23 17:37:57 – Fuente de la Noticia: (abc)

Deja un comentario