Historia de Jaén


La provincia de Jaén comenzó a existir en el siglo VI ac con poblados de Tolomeo, Estabón y Plinio, luego de una serie de conflictos y luchas por las tierras, Jaén quedaría dividida en Turdetanos y Oretanos. Pero una vez que fue parte de Roma se establece en dos regiones la Bética y la Tarraconense.

Los protagonistas de los hechos históricos de Jaén fueron los griegos y los fenicios, quienes fueron también sus pobladores. Entre los más destacados históricamente sobresalen Livio, Tito y Estabón, Quienes dan fe del hallazgo de interesantes ceramios, que reciben el nombre de Flavia, mismo nombre que le atribuyeron a la provincia de Jaén, cuando la declaran municipio.


Luego de algunos años, Jaén es gobernada por el hermano de Scipion el africano, llamado Lucio Scipion, quien convirtió a Jaén en un lugar de opulencia, riqueza y esplendor. Pero una vez expulsados los cartaginenses nada de este pueblo rico quedaría, ya que pasaría a integrar toda la política administrativa y económica de Roma. Así Jaén empieza a perder su independencia económica y se convierte en un sistema esclavista, produciéndose una sobreexplotación de los recursos agrícolas y mineros. Esto origino el movimiento de los cristianos al mando de Alfonso VI, quien intento tomar la ciudad y luego de varios intentos, en el año 1169, cuando Almoravide dominaba la ciudad.

Una vez que Jaén estuvo regida por el Consejo que funcionaba como una Asamblea Ciudadana, formaba parte del Fuero de Toledo, el más restrictivo y cuyos representantes eran elegidos por sorteo, al igual que la elección de los alcaldes, alguaciles o pregoneros.

>> Comunidades Autónomas >> Andalucía >> Jaén