Escultura exenta


Escultura exenta

Escultura exenta

Una de las representaciones más conocidas dentro del arte paleocristiano, es el Buen Pastor, es una escultura que representa un pastor vestido con una túnica, cargando una oveja.

La cultura simboliza a Cristo salvando a su rebaño (sus fieles). En los tiempos del cristianismo primitivo, esta imagen del buen pastor se utilizo para decorar la escultura funeraria, simbolizando la salvación del alma del muerto.

Han sobrevivido pocas muestras de este tipo de arte, como la representación de Cristo como Buen Pastor que se encontró en la Casa de Pilatos en Sevilla. En los lugares más romanizados de España, curiosamente son donde más existen muestras de arquitectura paleocristiana.