Arte tartésico


Arte tartésico

Arte tartésico

Se le conoce así, por sus orígenes en el reino de Tartesios, al sur de la península Ibérica, en la desembocadura del Rio Tinto. El reino tenia actividades como agricultura, ganadería y comercio, y la sociedad vivía jerarquizada. Su estilo arquitectónico destaca por los periodos geométricos y el orientalizante.

Los restos arqueológicos encontrados en esos lugares, también han indicado que ellos eran unos avanzados orfebres para su época.
Las muestras más representativas de esta cultura son el conocido Tesoro del Carambolo (son un cinturón, brazaletes y pulseras en oro puro.) que están elaborados con la técnica oriental y repujado. El Tesoro de Aliseda es otra muestra, donde están elaborados con el geometrismo. Aunque predomina en este segundo técnicas como la filigrana y cincelado, que aun se utilizan en nuestros días.