Arte prehistórico


El arte prehistórico en España

El arte prehistórico en España

En el siglo XIX se descubrió el arte paleolítico en España, así lo demostraron las pinturas rupestres encontradas en las cuevas de Altamira, esto desencadenó una serie de descubrimientos, sobre todo en el norte de España y la frontera con Francia, se encontraron además otros objetos artísticos que tenían una función y simbología estética.

En el arte prehistórico, el clima fue un factor condicionante, los cambios climáticos ocasionaron que los animales que eran alimento de los humanos fueran desapareciendo, migrando o adaptándose al clima para su supervivencia. Las muestras artísticas más importantes del paleolítico se encuentran en lugares como Málaga. El arte prehistórico en España.

Es en esa época cuando surge la religión, para tratar de encontrar una respuesta a las preguntas que se hacían. Con esto, se intenta justificar la teoría sobre los objetos artísticos, donde el hombre crea objetos con un toque mágico y religioso, donde los animales son seres divinos, esto se refleja en técnicas como el animismo y el totemismo. Otra teoría sostiene que los objetos tienen características sexuales como símbolo de perpetuidad de la especie, la última teoría sostiene que el arte se hace por hacer, sin un pensamiento en particular al respecto, solamente obedeciendo a los deseos de las personas en aquel entonces, como una lluvia abundante, una caza exitosa, entre otros motivos.

Las cuevas fueron las que poseían el toque sagrado en la época, ahí se pintaron animales y las pinturas tienen un marcado toque sexual en las representaciones. En las cuevas, se encuentran cámaras que están unidas por los diferentes pasillos. Se cree que en las cámaras solamente ingresaban los iniciados en la religión.

Los animales debían estar representados lo mejor posible, para que la magia se realice de forma correcta al modo de entenderlo, utilizaron técnicas como la policromía (decorar con otros colores partes especificas de los objetos a representar) para poder conseguir realismo en sus pinturas. Los animales están acéfalos (sin cabeza) en las pinturas, lo que simbólicamente, restaba fuerza al animal. La relación del hombre con el paleolítico era que en la cabeza se encontraba la fuerza. La magia simpática, se utilizó para objetos de caza, es donde nace el concepto del brujo artista, que fabricaba estos objetos para desarrollar su magia.

Las representaciones pictóricas en ese tiempo, se realizaban por medio del silueteo de las figuras humanas o animales que algunas veces se rellenaban, otras no, la composición de la pintura es con base de tierra, óxidos y se utilizaba alguna grasa animal o agua como aglutinante. Los colores más empleados eran el negro, ocres, rojos y violetas. El color dominante fue el rojo y el negro en segundo plano. El rojo tenía un significado mágico que asociaron con la sangre, esta a su vez la relacionaban con la vida.