Arte islámico en España



Arte islámico en España

Arte islámico

Existen cuatro principales etapas dentro de este periodo, que fue cuando la Península estuvo invadida por los musulmanes: El califato, del siglo VIII al X, la de los Reinos de Taifas, XI al XII, la de Almorávides y Almohades, XII al XV y la del Reino de Nazarí de Granada, que finalizo en 1492.

De estas etapas, predomina la arquitectura tipo hispanoárabe y se hace más compleja en la etapa del Reino Taifa. La Mezquita de Córdoba es un claro ejemplo de este tipo de arte, también el complejo urbano de Medina Azahara. En la Aljafería en Zaragoza, los detalles radican en los arcos de la construcción, el resto no resalta mucho, salvo la influencia islámica en esta edificación.

En la Fortaleza de la Torre del Oro, se encuentra adornada con técnicas como la filigrana, en La Alhambra, se proliferó la construcción de cúpulas de estilo mocárabe. En realidad, los musulmanes no crearon alguna estilo arquitectónico, ellos adaptaban las construcciones y tenían influencias persas principalmente.

La diferencia radica en que los musulmanes, no lograron un arte de gran difusión como lo fue el griego y el romano. Los árabes se caracterizaron no por construir de cero, sino por comprender lo construído y mejorar lo construído. Existen además diversas edificaciones que son representativas de estas cuatro etapas artísticas, por ejemplo el Omeya y el Abasida que pertenecen a la primera etapa.