Arte celta en España


Arte Celta

Arte Celta

En Hispania, lo opuesto a los iberos eran los celtas, tenían una cultura un poco más burda, se fusionaron con el tiempo con los iberos convirtiéndose en los celtíberos. Los poblados están perdidos entre la naturaleza y tienen su economía basada en la ganadería. La ciudad de El Castro es una hópida fortificada, al estilo de las iberas, pero carente de urbanización. Las cabañas eran circulares y construidas de piedra y techo de paja.

Los celtas dominaron la orfebrería y técnicas como el repujado. Tenían escultura minimalista y figurativas, más burdas que la escultura ibérica. Sus representaciones eran de animales grandes  que protegían el ganado, hacían esculturas de animales grades como cerdos o toros, los fabricaba en granito. Los más representativos son los Toros de Guisando, en la ciudad de Ávila, con la mirada hacia el norte. Se aprecia una actitud sumisa, con la cabeza agachada. Estas esculturas tienen un sentido esquemático, son animales que aparecen de pie y con mucho énfasis en su cornamenta.

Los celtas utilizaban los torqueses de oro (son collares de adorno) tanto masculino y femenino, también elaboraban cinturones de oro, en técnicas de repujado, el Tesoro de Ribadeo existe un cinturón que esta decorado con flores de seis pétalos que hacen representaciones al sol y tienen un sentido protector del lugar.