Arte asturiano


Arte Asturiano

Arte Asturiano: San Julián de los Prados

Nace en Asturias, donde fue un centro de resistencia a la invasión musulmana. Este arte nace en el núcleo pastoril, donde no tiene elementos relacionados al arte mozárabe.

Asturias se resistió a la invasión musulmana, y crearon una cultura que se caracterizó por el aislamiento, se distinguen tres periodos en este arte:

  • Principios del siglo VIII (791-842) que se caracterizó por desarrollar una arquitectura propia sin influencias de Europa o España donde se construyen fuertes edificios
  • Etapa de madurez: (842-860), Estilo Ramiriense, tomando este nombre del rey Ramiro I
  • Etapa de esplendor (860-910)

De la primera etapa, lo más destacado son las iglesias de Santillanes de Pravia, la Cámara Santa de Oviedo y la iglesia de San Julián de los Prados. En esta primera etapa, predomina la influencia visigoda.

De la segunda etapa, se destacó el palacio de Santa María del Naranjo, San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Lena. En esta etapa fue de revolución dentro de la monarquía, se construyen edificios más altos y bóvedas de cañón sostenidas por arcos fajones, que se colocaron de forma transversal al eje de la nave. Los ábsides de las iglesias siguen la tradición visigoda, pero en este caso no están separados. En los muros se colocaron arquerías con funciones decorativas.

El reino de Asturias se expandió durante la tercera etapa, hasta Galicia, León y Castilla, se inició la fase de repoblación y destacan iglesias como la de San Salvador de Valdedios y San Adriano de Tuñón. En esta etapa la arquitectura asturiana se mezcla con el mozárabe y algunos elementos románicos.